Estás en la página web
País
FacebookTwitterYoutubepinterestRss

Lieja, la ciudad ardiente

 

Lieja se extiende sobre las márgenes del Mosa, en la frontera con Alemania, los Países Bajos y Luxemburgo.


© OPT / J.P. Rémy

 

 

Qué ver en Lieja

 

 

 

 

Destacamos

 


Visita los alrededores

 


Pasear por las laderas de la Ciudadela.

 


Probar los platos típicos Matoufet, Albóndigas en salsa con mejorana y las Boukètes.

 


Visitar los alrededores con las Termas de Spa, el Casino de Spa, el Castillo de Modave, el Castillo de Jehay, el Circuito de Fórmula 1 o la Abadía de Stavelot.

 

Historia y atracciones más visitadas en Lieja

 

Esta ciudad cosmopolita y  vital, en parte debido a su Universidad ubicada en un barrio que vive al ritmo de los cafés y restaurantes, fue feudo del Sacro Imperio Romano germánico durante VIII siglos.

 

Pero también constituyó el primer principado episcopal en la historia de la Iglesia, llegando a obtener la autonomía bajo el gobierno de una estirpe de príncipes-obispos que se extinguió en 1795 con la llegada de la Revolución Francesa.

 

Una de las citas obligadas en la Ciudad Ardiente, apelativo procedente de la novela de Wiart, es el Palacio de los Príncipes-obispos, un claro ejemplo del renacimiento. La creación de este Palacio se inició en 1734, pero fue el príncipe-obispo Érard de la Marck quien le otorgó su imagen actual. Otra edificación a tener en cuenta es la Catedral de Saint-Paul, de estilo gótico, fundada en el s. X. Entre sus particularidades, se incluye el carillón, unas vidrieras del s. XVI o un tesoro con obras de la antigua catedral.

 

De estilo barroco, la emblemática Catedral de Saint-Barthélemy contiene unas célebres pilas bautismales, de principios del s. XII, consideradas una de las siete maravillas de Bélgica.

 

Contrasta la contemporánea estación Gare des Guillemins, creación de Santiago Calatrava, erigida en 2009, con el cristal y el hormigón como materiales principales.

 

Pero, sin duda, una de las visitas más interesantes de Lieja es el Archéoforum. Además de su original ubicación, bajo la Place Saint-Lambert, alberga vestigios prehistóricos de un valor incalculable.

 

El industrial Jean de Corte mandó construir, en el s. XVII, el Palacio Curtius a orillas del Mosa. A fecha de hoy, aloja el Museo Grand-Curtius, un conjunto museístico que reúne colecciones de arqueología, artes decorativas, arte mosano, armas y cristalería.

 

Recuerda que, además de su patrimonio, Lieja disfruta de un tentador calendario de eventos, pues celebra la Fiesta de Valonia, el Festival de Jazz, el mercadillo de Navidad o la carrera ciclista Lieja-Bastoña-Lieja.

 

Consulta la web de Turismo de Bélgica!