Estás en la página web
País
FacebookTwitterYoutubepinterestRss

En Bruselas, Jacques Brel todavía vive entre nosotros

En Bruselas, en la Avenue du Diamant, en el número 138, se lee: «aquí nació Jacques Brel (1929-1978). Cantó a las llanuras, a la vejez, a la ternura y a la muerte. Vivió su vida, sin embargo el poeta permanece».

 

Jacques Romain Georges Brel nació en Schaerbeek, Avenue du Diamant. No se quedó mucho tiempo, pues la familia se trasladó varias veces a Woluwé, Bruselas ciudad, y a Jette. Y en Anderlecht, donde el tranvía 33 de la canción «Madeleine» tenía su terminal en la Square Henri Rey, a 40 m de la casa. El tranvía 33 ya no existe, por supuesto, pero puedes contemplar otros parecidos en el Museo del Tranvía.

 

El padre de Jacques Brel, originario de Zandvoorde, trabajó durante varios años en el Congo, antes de casarse con Lisette Van Adorp, una bruselense dinámica y acogedora. Jacques Brel tenía un hermano mayor, Pierre, que nació en 1923. La familia poseía una tienda de cartón en Bélgica: Vanneste & Brel, en la Rue Verheyden. Fue allí donde Jacques inició su vida profesional al servicio comercial. La escuela (el Instituto Saint-Louis, Rue du Marais, 1941-1946) y la vida en la oficina no le satisfacían. Prefería el teatro y pasaba el tiempo escribiendo canciones.

 

Jacques Brel conoció a su mujer, Miche, en un movimiento juvenil, La Franche Cordée, que entonces se reunía en el Chalet d’Alsace. Fue allí donde Jacques cantó por vez primera «en público», frente a sus amigos. Contrajo matrimonio con Miche (Thérèse Michielsen) en 1950, en la Iglesia del Divino Jesús, Avenue Houba de Strooper. Fue una boda civil que se celebró en el Ayuntamiento de Laeken, en la Place Boeckstael. La pareja vivió en Molenbeek Saint-Jean y tuvo tres hijas: Chantal (1951-1999), France (1953) e Isabelle (1958).

 

Siguiendo los pasos de Brel en Bruselas

 

En Bruselas, a Jacques Brel le gustaba frecuentar la Ancienne Belgique, donde salió al escenario por primera vez, en 1955, y por última vez en 1965. Dio una gala de despedida en el Palacio de las Bellas Artes, y creó su ópera musical «L’homme de la Mancha» en el Teatro Real de la Monnaie. En lo que se refiere al «stam café», a Jacques le gustaba frecuentar La Mort Subite o la Taverne du Passage, en las Galerías de la Reina.

 

Tras unos comienzos difíciles en París, Jacques Brel se dio a conocer en todo el mundo. Acabó su vida en Marquises, donde descansa desde 1978, con Gauguin como vecino, en la isla de Hiva Oa, en Atuona.

 

En 2011, France Brel y su madre, Miche, crearon la Fundación y la Editorial dedicada a Jacques Brel. La Fundación Jacques Brel tiene como finalidad gestionar el patrimonio del artista y poner a disposición del público numerosos documentos. Las oficinas se encuentran en la Place de la Vieille Halle aux Blés 11, en el centro de Bruselas. Los testigos y los documentos enriquecen el itinerario audioguiado «J’aime l’accent bruxellois».

 

Existen numerosos lugares en Bruselas que rinden homenaje al artista y llevan su nombre, como la estación de metro, el Albergue de Juventud, un sendero en el Parque de Wolvendael, una escuela en Jette, un auditorio en el campus de CERIA y una avenida en Woluwe-Saint-Lambert. Y no hay que olvidar la Square Henri Rey, antigua terminal del tranvía 33, en la que se grabaron las palabras de la canción «Madeleine».

 

No te pierdas

 

Jacques Brel, sitio web oficial