Estás en la página web
País
FacebookTwitterYoutubepinterestRss

Diario de viaje: visitar Bruselas en un fin de semana con amigas

 

Escoge Bruselas la próxima vez que te vayas de fin de semana con tus amigas. Mira qué tienen planeado Delphine y Marie, y márchate con tus amigas a Bruselas. Si las sigues por su recorrido bruselense, te darán ideas para visitar atracciones turísticas, ir de compras o salir.

 

Día 1: Años 50, barrios de moda y chocolate en el menú


Atención chicas, comenzamos tres días locos y divertidos en Bruselas. Pasaremos un primer día entre la gastronomía y el shopping, con un gran final en el barrio de Saint-Géry: «The place to be».

Por la mañana

 

Nuestra primera cita será en el Atomium con una inmersión en el universo de la década de los 50. En lo alto, se pueden admirar unas vistas panorámicas de Bruselas. Basta con bajar para descubrir MiniEurope.

 

Toda Europa en nuestra dimensión. Diríamos que se trata de un catálogo 3D para nuestra próxima escapada: ¿Roma? ¿Madrid? ¿Londres?

 

Comida

 

Ya estamos en la Grand Place. Nos hemos plantado en medio y hacemos un barrido con la mirada de todas las fachadas, unas más sorprendentes que otras. No por nada se dice que se trata de la plaza más hermosa del mundo.

 

¡Ah! Y sobre todo recordad que tenéis una cita con el Manneken Pis, el ketje de Bruselas. ¿Habéis dicho «chocolate»? Lo sabréis todo sobre esta delicia en Choco Story Brussels. Todo, todo, todo… sobre el chocolate y una exposición de vestidos… hechos con chocolate.

 

Por la tarde

 

Por la tarde, nada mejor que ir de compras por las tiendas del centro y por el Barrio Dansaert. Cuidado, chicas… ¡El barrio está a tope de talentos! Aquí se dan cita los creadores a pequeña escala y se ganan el corazón de las grandes firmas. Estilistas, diseñadores, modistas, joyeros… ¡Caeréis en la tentación!

 

Por la noche

 

No hace falta ir muy lejos para pasar la noche. «The Place to Be» es el Barrio Saint Géry. Atmósfera festiva y relajada garantizada. Comenzamos con un aperitivo y un poco de tapeo, nos sentamos en la terraza antes de ir a bailar a la discoteca para acabar el día por todo lo alto.

 

Día 2: ¿Visitar Bruselas en bici? Basta con proponerlo

 

Mejor que la Zumba, comenzamos el día poniéndonos en forma recorriendo Bruselas en bici, ¡siempre que el sol nos acompañe! Calentamos motores en un taller de chocolate y gastamos calorías en una maratón de shopping y en un tour por los bares.

 

Por la mañana

 

Volvemos a la realidad y nos ponemos en forma con Bruselas en bici para visitar Bruselas de otro modo. Con Voir et Dire  podemos elegir entre varias temáticas. ¿Por qué no tomar «Moambe y té con menta»?

 

Comida

 

¡Uf! Pedalear da hambre y sed: vamos al taller de chocolate especial para chicas del maestro del chocolate y de las especias Zaabär. Durante este taller, podremos divertirnos imaginando combinaciones originales. ¿Por qué gusta Zaabär? Por el aperitivo que regala la casa después del taller.

 

Por la tarde

 

Mantenemos el ritmo yendo de compras por las tiendas de lujo del Barrio Louise. El barrio concentra la muy conocida Avenue Louise y el Boulevard de Waterloo. ¡Nos convertimos en una estrella frente a las grandes firmas internacionales! Los jóvenes creadores belgas despiertan nuestra curiosidad...

Por la noche

 

Estrella por la tarde y estrella por la noche. Y una estrella pasa la noche en los bares de moda del Barrio Flagey: el Belga, el Bar du Marché… No se puede ir al Flagey sin haber probado las patatas fritas del conocido fritkot Frit Flagey. Nos llevamos un cucurucho para tomar la última copa en Pantin, Pitch-Pin o Flip.

 

Día 3: Rastro y obras de arte

 

Ya es el último día de nuestra escapada. Nos ponemos nostálgicas en Les Marolles y nos volvemos escandalosamente artísticas en el Mont des Arts. El quizz final lo hacemos en el Parlamentarium: ¿Conocéis  Europa en profundidad? ¿Me refiero a «todos sus entresijos»?

 

Por la mañana

 

El barrio de Les Marolles es el centro para los bruselenses. Vamos a la Place du Jeu de Balle para el rastro. Nos hacemos con algo kitch o una quincalla, lo que importa es haberlo encontrado. No nos paramos y vamos en dirección a rue Haute y rue Blaes, con sus tiendas Vintage. Estas tiendas son sencillamente irresistibles.

 

Comida

 

¡Europa es una gran desconocida! Sí, pero no por mucho tiempo. Os recomendamos que vayáis al Parlamentarium (además, es gratuito) y os haréis unas expertas sobre el tema. ¡Vaya! Ya es tarde y se impone dar una vuelta por la cafetería. ¡El día no se ha acabado!

Por la tarde

 

La tarde será cultural. Vamos en dirección a Mont des Arts, que está lleno de museos. ¿Por cuál empezamos? ¿Por los Museos Reales de las Bellas Artes? ¿Por el Museo Magritte? ¿Por el Bozar? Nos dejamos guiar por lo que nos apetece. Está claro de que hay un museo para cada inquietud.

 

Por la noche

 

Entre visita y visita al museo o para charlar un rato, hacemos una parada en Mont des Arts. Un lugar atípico, majestuoso y tranquilo a la vez. Nos sentamos y disfrutamos de las vistas de Bruselas o del jardín y su fuente. ¿No creéis que aquí os sentir sentiríais de maravilla?