Estás en la página web
País
FacebookTwitterYoutubepinterestRss

Ciudades y lugares que descubrir en la Ruta Napoleón de Valonia


La Ruta Napoleón de Valonia te invita a descubrir, en las inmediaciones de la última de las rutas imperiales, ciudades históricas y todo un patrimonio arquitectónico cultural y paisajístico. 

 

Tienes las posibilidad de hacer un alto en el camino y admirar, durante uno o dos días, tres lugares declarados patrimonio de la Unesco.

 

Hestrud, la puerta de entrada de Napoleón a Valonia

 

Fue en este pequeño pueblo, en la frontera francobelga, en el que Napoleón, adentrándose por un puentecito, en Bélgica, hizo un hallazgo insólito que ha pasado a la historia.

 

Hestrud es un pueblo francés fronterizo de lo más apacible, en el flanco de una colina que se alza sobre el Valle de Thure. A medio camino entre Avesnes y Beaumont, tiene la particularidad de poseer un puente que cruza el río que lo abastece. Entró en los anales de la historia, debido al encuentro del emperador Napoleón con un joven paisano particularmente audaz.

 

Una pequeña estela, a orillas del río, rememora este insólito encuentro, que tuvo lugar el 14 de junio, cuando Napoleón se detuvo en el lugar para hacer una pausa y dar de beber a su caballo. Como le gustaba hacerse notar, el emperador llamó a un joven que estaba cuidando de la cosecha, un tal Cyprien-Joseph Charlet, y le preguntó qué conocía acerca de su persona.

 

Seguro de sí mismo, el joven hizo saber a Napoleón que sabía con quien se las tenía, añadiendo: «usted cree que obtendrá la victoria a cada paso que dé, pero ésta también llega a su fin y desaparece como el agua de este arroyo. Si estuviera en su lugar, me quedaría en su país porque mañana su estrella ya se habrá apagado.» .
 

Beaumont: vivaque al pie de la Torre Salamandra

 

Puerta de entrada en Bélgica para los ejércitos invasores, Beaumont ha sabido conservar las huellas de sus fortificaciones medievales. Napoleón y sus tropas instalaron su primer vivaque el 14 de junio de 1815.

 

La ciudad de Beaumont se encuentra aproximadamente a 8 km de Hestrud. Todavía se encuentran numerosas huellas de las antiguas fortificaciones, como la Torre Salamandra, de 34 m de altura, que se remonta al s. XI y, a fecha de hoy, alberga un museo acerca de la historia local.

 

Al pie de esta torre, parte de las tropas francesas instalaron su vivaque el 14 de junio de 1815. El propio Napoleón trasnochó en la Grand Place, en el Ayuntamiento de Maurice Gabriel Joseph Riquet de Caraman, príncipe de Chimay y, curiosamente, barón del imperio en 1813.

 

Instalado en una habitación en la primera planta, la única dotada de un balcón, Napoleón Bonaparte recibió a Madame Leporcq, que regía un albergue, para obtener la mayor información sobre el estado de las rutas que conducían a Charleroi. Una placa, realzada en el águila imperial, lo rememora en la fachada del edificio, que se ha convertido en una escuela de secundaria.

 

¿Más información?

Oficina de Turismo de Sprimont-Banneux N.D. (LOUVEIGNE)

Ver más...


Los Lagos de Eau d’Heure: el litoral valón

 

A 16 km, en el sur de Beaumont, los cinto lagos alimentados artificialmente por las aguas de Eau d’Heure conforman, a la vez, el mayor estanque de Bélgica y su mayor centro náutico.

 

Rodeados por más de 70 km de ribera, lo que le ha dado el sobrenombre del «litoral valón», esta importante estación turística permite la práctica de la vela, la canoa, la inmersión, el golf acuático, pero también el ciclismo y el senderismo en un terreno de 1.200 hectáreas de bosque y prados.

 

La Presa de La Plate Taille dispone de un centro de acogida que permite comprender mejor el funcionamiento de esta impresionante obra y descubrir las múltiples ventajas turísticas del lugar.


¿Más información?

Lagos de Eau d'Heure, los lagos más grandes de Bélgica (BOUSSU-LEZ-WALCOURT)

Lagos de Eau d'Heure, los lagos más grandes de Bélgica
© Les Lacs de l'Eau d'Heure

El sitio turístico de los Lagos de Eau d’Heure es un espacio natural preservado y el mayor conjunto náutico de Bélgica.Ubicados entre Charleroi, Philippeville y Beaumont, los...

Ver más...


Castillo de Fosteau: Cuartel del General Reille

 

En esta sólida construcción del s. XIV, el general Reille, jefe del II Regimiento de la Armada de Napoleón, instaló el 15 de junio de 1815 su Cuartel General. Actualmente, hay varios museos.

 


El Castillo de Fosteau conforma un sólido conjunto castral que se remonta al s. XIV. Articulado alrededor de un gran patio poligonal, está realzado por siete torres y rodeado de fosos ya secos. Con un mobiliario elegante, auténtico y moderno, es preferible visitarlo con cita previa, en grupo.

 

Tendrás libre acceso a los jardines de estilo francés, al original museo viviente de la farmacia y a la habitación donde se hospedó, el 15 de junio de 1815, el general conde Reille, jefe del Segundo Regimiento de la Armada de Napoleón.


¿Más información?

Castillo de Fosteau (LEERS-ET-FOSTEAU)

Castillo de Fosteau
© FTPH - A.Genart

Enclavado en una cima que domina las praderas circundantes, se perfila el Castillo de Fosteau. ...

Ver más...


Biercée: la destilería que produce la Mandarine Napoléon

 

Instalada en una majestuosa granja de planta cuadrada, la destilería de Biercée produce numerosos aguardientes, como la conocida Mandarine Napoléon.

 

A unos minutos de Thuin, el pueblo de Ragnies, etiquetado como uno de los Pueblos más Hermosos de Valonia, alberga la única destilería belga de aguardientes y de frutas.

 

Se llevan a cabo en la Ferme de la Cour, una espléndida construcción de planta cuadrada, magníficamente restaurada, con un torreón que se remonta al s. XIV. Es un vestigio del antiguo Tribunal de Justicia medieval de la Abadía de Lobbes, que definía las reglas a la hora d ejuzgar y condenar los delitos.

 

La destilería de Biercée produce el conocido aguardiente Eau de Villée, el P’tit Péket, la Poire William n.°1 y, desde hace poco, la Mandarine Napoléon, un licor inspirado en la costumbre que tenía Napoleón de mezclar el coñac con el zumo de mandarina.

 

Fue un químico belga quien, tras muchos ensayos, consiguió, a finales del s. XIX crear una receta y comercializarla, a partir del año 1892, por medio de la familia Fourcroy. Exportada a más de cien países del mundo, la Mandarine Napoléon ocupa hoy en día el puesto n.º 15 en la clasificación de licores más vendidos del planeta.


¿Más información?

Oficina de Turismo de Val de Sambre y Thudinie (LEERNES)

Oficina de Turismo de Val de Sambre y Thudinie
© WBT - J.L. Flémal

Las impresionantes ruinas cistercienses de la abadía de Aulne pertenecen al patrimonio de Valonia y albergan la cervecería del Val de Sambre. Une, al placer de un recorrido, la...

Ver más...


Thuin: dos tesoros del patrimonio de la UNESCO

 

Thuin es una de las ciudades más antiguas de la región y tiene la particularidad de albergar dos tesoros del patrimonio de la UNESCO: su campanario y una procesión folclórica, llamada d’Entre-Sambre et Meuse.

 

A 16 kilómetros de Beaumont, ligeramente retirada de la ruta tomada por Napoleón, esta ciudad merece una visita. Tiene la particularidad de poseer 2 tesoros inscritos en la lista del Patrimonio de la UNESCO: su campanario, de 60 m de altura, que se remonta al s. XVII y la procesión religiosa y folclórica de Saint Roch, con un pasado ancestral.

 

Pero la Thudinie también es una región de abadías, castillos, museos consagrados al transporte fluvial, tranvías, y paisajes maravillosos, como el de los jardines colgantes. Incluso si Napoleón no puso los pies, Thuin fue, la mañana del 15 de junio de 1815, un lugar de enfrentamiento entre las tropas francesas y prusianas. 


¿Más información?

Oficina de Turismo de Val de Sambre y Thudinie (LEERNES)

Oficina de Turismo de Val de Sambre y Thudinie
© WBT - J.L. Flémal

Las impresionantes ruinas cistercienses de la abadía de Aulne pertenecen al patrimonio de Valonia y albergan la cervecería del Val de Sambre. Une, al placer de un recorrido, la...

Ver más...


Jamioulx: la promesa de Napoleón

 

El magnífico pueblo de Jamioulx vio pasar las tropas de Napoleón el 15 de junio de 1815. ¡Y hasta le prometió a un cura que lo convertiría en su obispo!

 

En la carretera que lleva a Charleroi, pasando por Ham-sur-Heure y sus aldeas, el pueblo Jamioulx sobresale por la pequeña iglesia neorromántica de Saint André y su antiguo cementerio amurallado.

 

En el fondo, al pie del muro, descansa Jean-Nicolas Jénicot, que durante el paso del Emperador, fue el cura del pueblo. Al reconocerlo mientras daba de beber a su caballo, se acercó a Napoleón y le ofreció una copa del vino preferido del emperador, el Chambertin. Al entablar conversación, E impresionó tanto al emperador con su inteligenciaque que, antes de que se marchara, le pidió que anotara su nombre en su cuaderno, añadiendo que sería un magnífico obispo de Tournai.

La derrota de Waterloo impidió, por supuesto, que se lo nombrara.

 

Charleroi: Napoleón y la creación de minas hulleras

 

Destacado como Patrimonio de la Unesco, memoria viva de una de las grandes catástrofes mineras, el Bois du Cazier de Charleroi recrea el universo de las minas hulleras de antaño. Se pudieron desarrollar gracias a un decreto imperial.

 

Estratégicamente ubicado a orillas del Sambre, transformado en fortaleza en el s. XVII por el gobierno de Carlos II de España (¡de ahí su nombre!) para frenar las pretensiones expansionistas de Luís XIV, Charleroi ha visto desfilar a un gran número de tropas a lo largo de los siglos.

 

El 15 de junio de 1815, todo el ejército napoleónico tuvo que cruzar el Sambre. Necesitaron más de un día para llevar a cabo las maniobras. Para contemplarlo, Napoleón se instaló en el albergue Cabaret de la Belle Vue, al pie de las ruinas de las antiguas murallas. Se lo describió como pensativo, apático… hasta el punto que la taberna recibió el nombre de «albergue de la somnolencia».

 

Luego, Napoleón estableció sus cuarteles en el castillo Château Puissant (¡que ya no existe!), donde horas antes se albergaba el general prusiano Zieten, en persona. También se le informó que, a unos metros de allí, habitaba una antigua leyenda de la gran armada, un tal Joseph Thévernier. Como necesitaba un guía, el emperador mandó llamarlo para obtener todos los detalles topográficos que necesitaba. Y acompañado de este fiel, pero gruñón jubilado, Napoleón partió al alba en dirección a Fleurus… para su última victoria.

 

Las minas hulleras

 

Del Charleroi que cruzó el emperador, no queda gran cosa. La Revolución Industrial transformó la ciudad, de finales del s. XIX a mediados del s. XX, convirtiéndola en uno de los núcleos económicos de Bélgica. Napoleón no era ajeno a estos cambios, pues había organizado por decreto imperial del 21 de abril de 1810 la gestión de los suelos y subsuelos, facilitando la creación de importantes explotaciones carboníferas, como las de Charleroi.

 

La ciudad ha sabido conservar algunos testigos de este rico pasado industrial, como el Bois du Cazier, en Marcinelle, inscrito en la lista del Patrimonio de la UNESCO. Ofrece, junto a un museo dedicado al cristal y otro a la industria, un testigo del trabajo de los mineros, pero también de una de las grandes catástrofes mineras de todos los tiempos, ya que el 8 de agosto de 1956, 262 mineros perdieron la vida.

 

A unos quilómetros del Bois du Cazier, en un antiguo convento, en el centro de Mont-sur-Marchienne, el Museo de la Fotografía de Charleroi acoge una de las grandes colecciones de fotografía de Europa. También organiza regularmente exposiciones temporales de gran envergadura.
 

¿Más información?

Bois du Cazier - Museos de la Mina, el Cristal y la Industria (MARCINELLE)

Bois du Cazier - Museos de la Mina, el Cristal y la Industria
© WBT / Alessandra Petrosino

Ubicado en Marcinelle, Bois du Cazier es uno de los emplazamientos mineros más importantes de Valonia, declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO....

Ver más...


Museo de la Fotografía de Charleroi (MONT-SUR-MARCHIENNE)

Museo de la Fotografía de Charleroi
© WBT - Denis Erroyaux

Este Museo de la Fotografía fue inaugurado en 1987, en el antiguo convento de las Carmelitas. Actualmente, es uno de los más importantes museos de fotografía en Europa (6.000...

Ver más...


 

Fleurus: la ciudad de las tres victorias francesas

 

Ubicado entre Namur y Charleroi, Fleurus fue el escenario de tres grandes batallas. ¡Tres victorias francesas!

 

Como indica un monumento alzado al pie de un antiguo molino histórico, la pequeña ciudad de Fleurus constituyó el escenario de tres victorias militares francesas: la del 1 de julio de 1690, que opuso las tropas francesas del mariscal de Luxemburgo a una coalición que reunió aproximadamente al resto de Europa; la más conocida, la del 26 de junio de 1794, donde el ejército revolucionario francés habría vencido a la coalición holandesa-austríaca y la del 16 de junio de 1815, a dos días de Waterloo. La batalla de Fleurus/Ligny tuvo lugar en varios lugares.

 

La localidad, ubicada a 14 km al noreste de Charleroi todavía conserva algunos edificios, testigos de este último combate, como el Molino Naveau, donde Napoleón se instaló para estudiar la topografía del terreno, el Castillo de Zualart que albergó su estado mayor, la Iglesia Saint Victor, que sirvió de hospital y el Castillo de La Paix, donde trasnochó. A fecha de hoy declarado edificio municipal, este último debía acoger, en 2015, una reconstrucción de la habitación de Napoleón.

 

¿Más información?

Oficina de Turismo de Fleurus (FLEURUS)

Ver más...


Ligny: la última victoria de Napoleón

 

El nombre de Ligny figura en todos los monumentos asociados a los grandes momentos napoleónicos. Consta en el Arco de Triunfo de París o en lo alto del Ajaccio. Este pueblecito de la provincia de Namur constituyó, el 16 de junio de 1815, la última victoira de Napoleón.

 

Si bien los combates del 16 de junio de 1815 tuvieron lugar en los territorios de Fleurus, Balâtre, Wagnelée y Saint Armand, el nombre de Ligny es el único que recuerda la historia y nadie sabe muy bien por qué. Este pueblo que depende de Sombreffe, desarrolló, en una granja que conoció la batalla, un museo que albergaba una gran colección de armas.

La batalla de Ligny/Fleurus está lejos de ser anecdótica. Los efectivos, por ejemplo, fueron similares a los de la batalla de Austerlitz.

 

Al oponer parte de las tropas napoleónicas a las del prusiano Blücher, se caracterizó por una obstinación y una tenacidad por las dos partes, hasta el agotamiento. Lo que explica el número de víctimas, pero también el hecho de que se pueda relativizar la amplitud de la victoria, pues si bien vencieron los franceses, no se trató de una victoria al completo. En efecto, la armada prusiana, especialmente vulnerada en su centro por las tropas francesas y por haber perdido unos 20.000 hombres, consiguió salir adelante y replegarse, en orden, en dirección a Wavre y no hacia Namur… lo que la habría alejado definitivamente del frente de los combates.

Esta acción prusiana modificó considerablemente el curso de la campaña de Bélgica, ya que Napoleón estuvo obligado a destinar el cuerpo del mariscal Grouchy, con 30.000 hombres, a su persecución.


¿Más información?

Oficina de Turismo de Sombreffe (LIGNY)

Ver más...


La Abadía de Villers-la-Ville: ¡las ruinas cistercienses más hermosas de Europa!

 

A orillas de la Ruta Napoleón de Valonia, las ruinas de la Abadía cisterciense de Villers-La-Ville forman un entorno maravilloso que ha impresionado a los grandes autores románticos, como es el caso de Victor Hugo.

 

En las proximidades de la ruta recorrida por las tropas napoleónicas, no te pierdas este magnífico lugar, patrimonio de Valonia: las ruinas de la . Fundada en 1147, bajo el impulso de San Bernardo, esta abadía cisterciense conoció su apogeo espiritual en el s. XIII, época en la que contó con un centenar de monjes y conversos. No obstante, durante la Revolución Francesa, se vendió como un bien nacional a un marchante de materiales que inició su desmantelamiento, lo que atestigua la grandeza y el esplendor del lugar.

 

Sin duda, se trata de uno de los lugares cistercienses europeos más hermosos, fuente de inspiración de autores románticos como Victor Hugo, que lo utilizó para describir algunos de los decorados de Los Miserables.

 

En verano, alberga espectáculos teatrales, musicales o históricos. La atmósfera es mágica. Un bucólico jardín de plantas medicinales permite comprender mejor la historia de la farmacia. Es muy aconsejable llevar a cabo visitas guiadas.

 

¿Más información?

Oficina de Turismo de Pays de Villers en el Brabante Valón (VILLERS-LA-VILLE)

Oficina de Turismo de Pays de Villers en el Brabante Valón
© Evelyne Cuvelier – MTPVBW

La Oficina de Turismo del Pays de Villers en el Brabante Valón te invita a descubrir su territorio, de una gran riqueza rural e histórica....

Ver más...



El cruce de Quatre-Bras de Baisy-Thy: la primera batalla francobritánica

 

A unos kilómetros de Ligny, el cruce de Quatre-Bras en Baisy-Thy fue el marco del primer combate francobritánico de la campaña de Bélgica. Un preludio de Waterloo.

 

Mientras que la batalla francoprusiana de Ligny se saldó, el 16 de junio de 1815, con una victoria francesa, a medias tintas, lo que se jugaba simultáneamente en Quatre-Bras de Baisy-Thy, entre los franceses y los ingleses se alcanzó sin un autentico vencedor, como un preludio a la cita de Waterloo.

 

El lugar de los combates no fue clasificado. Alberga algunos monumentos, como una impresionante columna, erigida en 1890 en homenaje al duque de Brunswick, caído en combate cuando estaba tratando de controlar el pánico que se había apoderado de las jóvenes tropas.


¿Más información?

Oficina de Turismo de Genappe (GENAPPE)

Oficina de Turismo de Genappe
© Syndicat d'Initiative de Genappe ASBL
Organisme touristique officiel BW07

Ver más...


 

Nivelles, cuna de los carolingios

 

A 12 km del cruce de Quatre-Bas, Nivelles exhibe orgullosa una colegiata de estilo otoniano y romano tardío, en memoria al s. VII, cuando la ciudad se alzó como una de las cunas de la dinastía carolingia.

 

Con este fin, Itte de Aquitania, esposa de Pépin de Landen, alcalde del Palacio de los reyes de Austrasia y antepasada de Carlomagno, fundó, aproximadamente en el año 650, una abadía que confió a su hija, quien se convirtió en Santa Gertrudis.

 

Especialmente golpeada por los bombardeos de la última guerra mundial, la ciudad en la que domina la estatua de Jean de Nivelles todavía posee numerosos vestigios de los grandes momentos vividos a lo largo de los siglos. También alberga eventos folclóricos, como los gastronómicos, anclados en la vida de sus habitantes, y que le otorgan un aire de lo más particular.


¿Más información?

Oficina de Turismo de Roman Païs (NIVELLES)

Oficina de Turismo de Roman Païs
© Y.-H. Feltz

A menos de 25 km de Bruselas, la región de Le Roman Païs reagrupa a entidades de Braine-le-Château, Ittre, Nivelles, Rebecq, Tubize, y se distingue por su diversidad y su...

Ver más...


 

Caillou en Vieux-Genappe: el último Cuartel General de Napoleón

 

En la granja de Caillou, al norte de la ciudad de Genappe, Napoleón instaló su último Cuartel General durante la noche del 17 al 18 de junio de 1815.

 

Una vez abandonó su Castillo en Fleurus, Napoleón, a la caza de los ingleses, estableció su Cuartel General en la granja de Caillou, una aldea de Vieux-Genappe, durante la noche del 17 al 18 de junio de 1815.

 

Durante toda la noche, reinó una efervescencia sin igual. Este lugar, aunque incendiado la tarde de la batalla, se ha convertido en un interesante museo que homenajea a Napoleón. Se expone uno de sus auténticas camas plegables, su mascarilla funeraria, un mechón de cabello, objetos personales, pero también un buen número de reliquias halladas en el propio campo de batalla.

 

En el jardín, un osario contiene los huesos humanos que hemos encontrado a lo largo de tanto tiempo en el campo de batalla. Huesos que se entremezclan inevitablemente con los de 10.000 caballos que perecieron durante el combate.


¿Más información?

Braine-l’Alleud: la Colina del León domina el campo de batalla

 

A caballo entre los territorios de los municipios de Braine-l’Alleud, Genappe, Lasne y Waterloo, el campo de batalla, llamado de Waterloo, posee una gran colina con un monumental león de hierro fundido. Simboliza la participación holandesa en la victoria angloprusiana.

 

Campo de Batalla de Waterloo

 

El campo de batalla se extiende aproximadamente en 2.500 hectáreas de campos, laderas y colinas, citando palabras de Victor Hugo.

El 18 de junio de 1815 se enfrentó a cerca de 300.000 hombres, procedentes de toda Europa, ansiosos por poner fin a más de veinte años de guerras. Protegido por una ley de preservación única en su género, todavía contiene impresionantes vestigios de la batalla que terminó, definitivamente, con el reino de Napoleón Bonaparte.

 

Desde el día después de los combates, se convirtió en un lugar destacado del turismo histórico. Justo ahí nació el principio de los tour operadores, de los mail coaches que transportaban a los visitantes, cada vez más numerosos, con punto de partida en Londres, Ostende, Gante o Bruselas.

 

Un gran número de leyendas fueron a visitarlo. En el lugar, estuvieron presentes autores románticos como Victor Hugo, Walter Scott, Lord Byron, Alexandre Dumas, Stendhal o Thackeray.

 

La Aldea del León

 

En la cresta norte del campo de batalla, la Aldea del León, a caballo entre los territorios de Braine-l’Alleud y Waterloo, se ha convertido, a lo largo de los siglos, en un polo turístico, histórico y cultural destacado de Valonia. En las cercanías del , es objeto de importantes trabajos de revalorización.

 

Al pie de la célebre colina, este imponente monumento erigido en 1826, en territorio de Braine-l’Alleud, donde el príncipe de Orange fue herido, está a punto de sacar a la luz un Memorial enterrado que, con ayuda de las técnicas escenográficas más modernas, debería rememorar las grandes fases de la batalla, pero también su contexto y sus consecuencias. Será accesible por una rampa, cuyo muro se ornamentará con 24 estelas de acero que retoman los nombres de los regimientos enfrentados, el 18 de junio de 1815.

 

La panorámica de la batalla de Waterloo, a la sombra del León, ha sido restaurada. Ancestro del cine, integrado en la lista de la Unesco, constituye, a través de una gran tela de 110 metros y 12 metros de altura, varias escenas de combates.

 

Varias granjas históricas, como Mont-Saint-Jean o Hougoumont también están en obras. Deberían albergar escenografías relativas a los combates. Y, probablemente, del 18 al 21 de junio de 2015, el gran vivaque del Imperio que se ha recreado en Europa. Se esperan cerca de 5.000 actores.


¿Más información?

Oficina de Turismo de Waterloo (WATERLOO)

Oficina de Turismo de Waterloo
© OPT / Alex Kouprianoff

Ver más...


 

Waterloo: el Museo Wellington y más de 100 Waterloo en todo el mundo

 

Wellington instaló en un albergue, en el centro del pueblo de Waterloo, del 17 al 19 de junio de 1815, su Cuartel General. Gracias o, a causa de esta localización, la batalla lleva por nombre Waterloo, como las otras 124 localidades en el mundo.

 

Al acabar la batalla de Quatre-Bras, en el albergue Bodenghien, en el centro del pueblo de Waterloo, Wellington instaló, del 17 al 19 de junio de 1815, su Cuartel General. Allí es donde redactó su boletín de la victoria, dándole el nombre de Waterloo. En detrimento de Mont-Saint-Jean, de Plancenoit o de la Belle-alliance, como habrían deseado muchos otros combatientes.

 

Pero incluso Napoleón, a partir de 1815 acabó por bautizar los combates del 18 de junio de 1815 con el nombre de Waterloo, otorgando un aura universal a este pueblecito que se empleaba en la época para trasnochar.

 

Después, este gran edificio, construido en 1705, albergó un museo que rememoraba las distintas fases de la batalla, pero también sus consecuencias en la historia de Europa y mundial. También se consagró una sala a los otros 124 de Waterloo, repartidos a través del globo y creados, la mayor parte del tiempo, por veteranos británicos desmovilizados y a los que se les ofreció parcelas de tierra en las colonias, apresurándose en bautizarlas con el nombre de su última y gloriosa batalla.

 

De este modo, también encontramos Waterloo en Australia, en Nueva Zelanda, en Gran Bretaña, en Alemania, en Ucrania, en Sierra Leona, en Sudáfrica, en Estados Unidos, en Canadá, en Trinidad y Tobago, en la Antártida e incluso en un rincón de la Bretaña francesa.

 

Frente al Museo se alza la Capilla Real de Waterloo, construida en 1687 en honor a Carlos II de España, a la espera de una descendencia masculina que nunca llegó. El día después de la batalla, se transformó en templo conmemorativo por la gloria de Wellington y sus aliados. Las paredes de la iglesia adyacente se ornamentarán con numerosas placas funerarias de oficiales o soldados fallecidos en combate.


¿Más información?