Estás en la página web
País
FacebookTwitterYoutubepinterestRss

Charleroi, la cuna del cómic belga - Visitas cerca de Bruselas

Charleroi es la cuna del cómic belga. Encontrarás a Spirou, Marsupilami o Lucky Luke al pasear por el centro o en el metro. También cuenta con un gran patrimonio modernista.

 

 

Qué ver en Charleroi

 

Lugares: Plaza Charles II con el Ayuntamiento de Charleroi, el campanario de 70 m Patrimonio de la Unesco y la Basílica de San Cristóbal.

 

Edificios importantes: Casa Dorada y la Casa La Fleur.

 

Museos: Museo de Bellas Artes, Museo Jules Destrée, Grand Hornu y Museo de Arte Contemporáneo y Parque de Aventuras Científicas Le Pass en Frameries, Mons.

 

Cómic: estatua de cómic de Marsupilami y estatua de cómic de Lucky Luke.

 

Destacamos

 


Visitar los alrededores de Charleroi!

 


Probar el plato Grenadin y las chuletas en salsa Al'berdouille.

 


Visitar los alrededores con el Bosque Bois du Cazier, el Museo de la Fotografía,  la Abadía de Aulne o los Ascensores Hidráulicos de Houdeng-Goegnies y Ascensor Funicular de Strépy Thieu.

 


El Bienal de danza.

 

Atracciones más visitadas en Charleroi

 

En 1666, los Países Bajos españoles decidieron dotar al pueblecito de Charnoy de una plaza fuerte, que se bautizó con el nombre de Charles-Roy, en honor al rey de España Carlos II.

 

Al año siguiente, Francia se apoderó de la ciudad y la rediseñó según la ingeniería militar de Vauban, es decir con su parte alta, su parte baja y un plano hexagonal que mantiene el trazado concéntrico de las calles, a la manera de la cultura humanista.

 

En la Place Charles II encontrarás obras de la arquitectura tan emblemáticas como la Basílica de San Cristóbal o el Ayuntamiento. La Basílica data del año 1667 y posee una imponente cúpula de 48 m de altura. En las proximidades se encuentra el Ayuntamiento, inaugurado en 1936.

 

Joseph André ideó esta construcción que culmina con un campanario declarado Patrimonio Mundial de la Unesco. Se trata de una torre de 60 m de altura y 4.000 toneladas. Cada día, sus 47 campanas se encargan de dar vida al carillón. El material que se empleó en su construcción es la piedra de Soignies. Una piedra de color azul grisáceo procedente del Henao, Namur o Lieja empleada en la región desde la Edad Media. Detente. Contempla su majestuosidad. Escucha las melodías del carillón compuestas por Jacques Bertrand. Y recuerda que se organizan visitas en el Ayuntamiento.

 

La Casa Dorada también se encuentra en Charleroi. Adolphe Chasteur, industrial del sector cristalero, decidió construirla en 1899. Un claro ejemplo de que el Art Nouveau respondía a una necesidad de la burguesía industrial. Forma parte del importante patrimonio Art Nouveau de Bélgica.

 

La fachada policromática, el trabajo del hierro forjado y el cristal, los esgrafiados o los motivos vegetales y florales constituyen la riqueza de este edificio. Charleroi es la cuna del cómic belga. Ha visto nacer a un sinnúmero de dibujantes. El secreto: la Escuela de Marcinelle. De ahí proceden autores como Jijé, Franquin, Peyo y Morris. En la ruta del cómic, encontrarás a personajes emblemáticos como Lucky Luke o Marsupilami. ¡Aventúrate! La oferta museística tampoco pasará desapercibida al visitante.

 

El Museo de las Bellas Artes posee obras de los s. XIX y XX, mientras que el Espacio Jules Destrée reúne el fondo legado por los sucesores testamentarios Georges y Martine Armand. Uno de los mejores centros de arte es el Museo de la Fotografía en Mont-sur-Marchienne. Sobre todo no te pierdas uno de los eventos más esperados del año: el Bienal de Danza. ¡Conoce la cara más sorprendente de la creación coreográfica contemporánea!

 

¡Consulta la web de Turismo de Bélgica!