Estás en la página web
País
FacebookTwitterYoutubepinterestRss

Bruselas en familia: tercer día

 

Este fin de semana en familia a Bruselas, hemos previsto conocer el chocolate belga y una actividad para niños de aventuras medievales. ¡Les va a encantar!

 

 

 

Nuestra mañana totalmente dedicada al chocolate en Bruselas

 

Hoy es el cumpleaños de Raúl. En esta ocasión, tomamos nuestro desayuno en el Museo del Cacao y del Chocolate, Rue de la Tête d’Or, a dos pasos de la Grand Place y enlazamos con la visita de estos lugares. El museo se ha acondicionado en una antigua casa bruselense y el ambiente es muy distendido. La calidad del chocolate belga cuenta con un reconocimiento internacional, de modo que viajamos al universo del praliné y de la tableta, desde sus orígenes hasta el producto acabado.

 

Carteles, vídeos, paneles explicativos, estatuas y objetos varios nos aportan mucha información acerca de la procedencia del cacao, los métodos de fabricación… Un maestro chocolatero nos presenta una demostración de chocolate sobre la fabricación de pralinés que podemos degustar. Nos encanta. ¡Los niños lo pasan en grande metiendo galletas spéculoos en una máquina-templadora, llena de chocolate! ¡Y gotea por todas partes! ¡Un placer garantizado, pero no hay que olvidar las servilletas! ¡Y también una de las actividades para niños más recomendadas!

 

Al salir, no nos olvidamos de dedicarnos al shopping chocolateado y compramos algunas cajas de pralinés para los abuelos y los amigos (Galler, Laurent, Gerbaud, Planète Chocolat, Jean-Philippe Darcis)… No falta ni una marca conocida). Un pequeño Manneken Pis que presidirá la estantería, en medio de los actividades  para niños, como recuerdo de nuestra escapada. Al pasar por la Rue Marché aux Charbons, a Raúl le llaman la atención los caramelos. Le llenamos los bolsillos con dos bolsitas de dulces azucarados y de colores, hechos a mano, en Papabubble. Los probaremos en el camino de vuelta.

 

Vive en familia una aventura medieval en plena naturaleza, en Bruselas

 

Con motivo de este cumpleaños y siguiendo la recomendación de una pareja de amigos alsacianos recién llegados de un viaje a Bruselas, le hemos prometido a Raúl mostrarle un lugar mágico y lleno de aventuras que forma parte de Sortilège, una actividad lúdica en plena naturaleza, a través de la que viajaremos a otro mundo. Enigmas, juegos de niños y niñas, personajes fantásticos, brujas, caballeros, cabañas, puentes suspendidos… se dan cita en esta actividad que nos depara emociones y sorpresas a lo largo del recorrido temático. Nos quedamos aproximadamente 3 h y podríamos haber podido continuar más tiempo. ¡Una actividad en familia!

 

Después de todas estas emociones, se nos ha despertado un poco el apetito. Nos aconsejan tomar un buen bocadillo bio en la Granja Pilifs, un  bar para ir con niños. Cogemos el autobús 47 para ir a buscar nuestra maletas, cohete incluido, y volvemos a tomar el tren en la Gare du Midi, donde saludamos por una última vez a Tintín (Fresco Tintín en la Gare du Midi). Este pequeño reportero nos ha acompañado a lo largo de un fin de semana en familia, que no estamos dispuestos a olvidar.

Y lo mejor de todo... ¡nos ha encantado viajar con niños!

 

Otras actividades en familia

 

 

¡Más información en nuestra web de Bélgica Turismo!