Estás en la página web
País
FacebookTwitterYoutubepinterestRss

Bastoña, la ciudad de la memoria


Ubicada entre la cuenca del Rin y del Mosa, constituyó una vía de paso para las poblaciones nómadas y para los romanos.

 

 

Nuestro patrimonio

 

En la Edad Media, Bastoña era una pequeña ciudad fortificada. Las murallas disponían de quince torres. Actualmente sólo se conserva una: la Puerta de Trèves.

 

En la ciudad también se puede admirar la Iglesia Saint Pièrre, edificada originariamente en el s. XII y de la que ha sobrevivido el majestuoso campanario románico. El interior se reconstruyó en el s. XV. Destaca la grandísima calidad de la pila bautismal románica original, esculpida completamente en piedra.

 

Pero Bastoña es sobre todo la ciudad de la memoria, de la resistencia heroica a la ofensiva de Von Rundstedt, recordada en la historia como la Batalla de las Ardenas.

 

Nuestros museos  y monumentos

 

En la plaza principal, el Tanque Sherman y el monumento al general McAuliffe conmemoran la gloriosa resistencia en la Batalla de las Ardenas. No hay que perderse, por tanto, los museos y los monumentos que recuerdan estos acontecimientos, entre ellos el Bosque de la Paz.

 

Sobre la colina de Mardasson, a tres kilómetros de la ciudad, se puede visitar el Bastogne War Museum, en el que se proyecta un documental sobre la batalla.

 

A su lado se levanta también el monumento conmemorativo Le Mardasson, una inmensa construcción con forma de estrella de cinco puntas, homenaje del pueblo belga al ejército americano y a sus aliados en la Batalla de las Ardenas.

 

Destacamos

 


Recorrer las rutas de La Batalla de las Ardenas, y reconstruir los hechos en el propio escenario.

 


Pasear por los arboretos de Tellin o Vaux sur Sure.

 


Animar en  la Gran Carrera Ciclista Liège - Bastogne - Liège que se celebra cada primavera.

 

¡Consulta la web de Turismo de Bélgica!