Estás en la página web
País
FacebookTwitterYoutubepinterestRss

¡Conoce los beguinajes de Bélgica!

Su fundador fue Lambert le Bègue, de ahí el origen de su nombre, un sacerdote de Lieja crítico con las costumbres del clero.

 

 

 

 

 

Eran asociaciones de mujeres cristianas, contemplativas, que se dedicaban a la caridad y a una labor intelectual sin retirarse del mundo.

 

Vivían en comunidad con otras mujeres, en recintos formados por casas, iglesias y zonas verdes, edificados según el estilo arquitectónico de Flandes.

 

No estaba permitida la entrada de hombres. ¡El hecho de que se prescindiera del hombre ya fue de por sí una trasgresión en la época!

 

Tras el éxito de los beguinajes, se crearon sociedades similares para los hombres: los beguinos begardos.

 

 

Durante el s. XII, desde Lieja, el beguinaje se difundió por Holanda, Alemania, Francia, Italia, España, Polonia y Austria. Pero, al poco tiempo, las beguinas fueron descritas como «brujas» o «infieles».

 

¿El motivo? Se temía que llevaran a cabo su propia interpretación de las escrituras. Fueron perseguidas, en parte por la oposición del papa Clemente V.

 

Únicamente se las protegió en los Países Bajos. Aún así, durante el s. XX y con la emancipación de la mujer y la secularización, el movimiento perdió su razón de ser.

 

Museo de la Casa Erasmo y del Beguinaje de Bruselas

La Iglesia de Saint Jean Baptiste au Beguinage

El Gran Hospicio Pacheco Belgique

 

¡Visita nuestra página web de Turismo de Bélgica!